Manifiesto

El Nieuwe Acá, un fanzine de literatura menor (mexicana, arublesa, goda, kosovar, palestina, pargentina, transdamesa, miraflorense, cubandesa, holandona, léase marginal y desterritorializada). ¿Somos de aquí o no somos de aquí?

That’s the question…

No hablamos la misma lengua. Hablamos la misma lengua.

Nuestra lingua poluta disoluta.

Y en eso buscamos tierra firme, territorios otros.

En El Nieuwe Acá confluyen escrituras de no-pertenencia donde conviven varias lenguas y ninguna. Donde algunas de nuestras lenguas francas es una versión del español.

Un español trans para una revista trans.

Una literatura trans para pertenecer y no pertenecer a una comunidad trans y otra…

Se escribe siempre en lengua otra: la del vecino, la de la tatarabuela, la del primo hermano de Juan Martín.

Versiones inapropiadas/inapropiables de lenguas, de escrituras, de maneras de estar más allá (acá) de toda categorización tranquilizadora: uno o lo otro, aquí o allá, esto o aquello.

En El Nieuwe Acá se traduce y no se traduce.

Se busca hablar: hablar, plagiar, reciclar. Basta de tanto yolleo. Mejor algas de algo onda Oliverio Girondo.

El Nieuwe Acá se escribe desde aquí, desde allá, ceci, cela y con blablablá.

El Nieuwe Acá es también desvío, salto y pirueta. Un gesto sobre tierras fangosas con espíritu de bailarín. Como haría un samurai que sale a defender la poesía, aun conociendo su derrota. La lengua masa no es opción. ¿Darnos a la fuga o apoyarnos sobre el otro pie? That’s the question.

Tupí or not tupí.

Y en eso

plagiamos, robamos, traducimos y creamos,

como holandeses errantes,

como transholandeses,

mediohispanohablantes sin nación,

vamos en busca de voces poéticas otras,

de máquinas de creación otra

y cada temporada vamos creando diques y deltas,

tierras sacadas del agua hasta que estas nuevamente se inunden…

territorios momentáneos,

efímeras utopías,

que de número a número se hacen y deshacen

con palabrita agua, palabrita arena,

con palabrita ton y palabrita son, con mucho ron.

Saltamos de montoncito a montoncito

entre líneas y ramificaciones,

entre territorios y flujos,

allí encontramos El Nieuwe Acá,

tu casa. Te invitamos a saltar.

 

E.N.A.

18 de febrero de 2019

 

Postdata:

Hemos sido cordialmente invitados a formar parte de la literatura madurodamesa[1].

Por supuesto no hemos aceptado. ¿Cómo hacernos miniatura? Mejor no.

Hemos sido cordialmente invitados a formar parte de la literatura madurodamesa.

Por supuesto hemos aceptado. No hubo ceremonia de iniciación. Mejor así.

 

[1] Madurodam es un pueblo holandés en miniatura con los edificios más emblemáticos del país.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.